miércoles, 28 de julio de 2010

PACIENCIA, ¿DE NUEVO?


¿Cuántas veces has escuchado las siguientes declaraciones?

Oré: "Señor, dame paciencia", y Él me envió tribulación.
"Usted sabe que la Biblia dice 'tribulación obra paciencia.’

Supongo que, si usted no quiere problemas y pruebas, simplemente no vale la pena orar para más paciencia. "

“Paciencia es una virtud, hermano. Hay que esperar. Ya sabes, Dios está haciendo algo en tu vida.”

Aunque algunas de estas ideas pueden tener algo de razón, creo que representan una aplicación incorrecta de las ideas que hay en común en Romanos y Santiago. Esta forma de pensar crea miedo en nosotros: Un temor de que Dios nos hará tener muchas pruebas, tribulaciones y dificultades por los cuales se tenga que aprender a ser paciente.

Creo que lo contrario debería ser nuestra verdad. En lugar de tener miedo a pedirle a Dios la paciencia, debemos creer que Él nos ayudará a esperar con paciencia. Debemos confiar en él para cambiar nuestra actitud y nuestra respuesta en estos tiempos difíciles cuando las respuestas parecen ser evasivas o cuando parece como si Dios no contesta.

Nuestra actitud en las dificultades de la vida afecta el resultado de ellas. Comparemos los resultados de nuestras actitudes con las siguientes características del metal: maleable, dúctil, flexible y resistente.

  • Maleable es la capacidad de ser moldeado por presión; adaptable
  • Dúctil es la característica de ser estirada fina o en proceso de cambio de la forma sin romper
  • Flexible es el potencial de doblar sin romperse
  • Resistente es la capacidad de regresar a la forma o posición original después de haber sido doblado

Si pacientemente soportamos con fe y esperanza, vamos a ser maleables, dúctiles, flexibles y resistentes. Estaremos moldeables y Dios va a usar la situación a nuestro favor. Vamos a "recuperar" a partir de pruebas aún más fuertes que antes.

Cuando respondemos con impaciencia, rápidamente nos ofendamos; y nos volvemos duros y quebradizos; por eso dañándonos fácilmente.


Señor, necesito responder a los retrasos de la vida y la incompetencia de la gente de una manera bondadosa. Ayúdame enfrentar con gozo a la inquietud y las molestias en mi vida. Espíritu Santo, dame paciencia. 

“Teniendo presente sin cesar delante de nuestro Dios y Padre vuestra obra de fe, vuestro trabajo de amor y la firmeza [paciencia] de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo;”  1 Tesalonicenses 1:3  LBLA


 ¿Qué significa tener paciencia?  ¿Cómo logras vivir con paciencia?

1 comentario:

Martha dijo...

Hay mi Dios esto es dificil es verdad que cuando pedimos a Dios paciencia vienen más pruebas que nosotros aprendamos a tener paciencia. Diganmelo a mi ahora que estoy pasando una situación muy dificil...pero a veces da temos pedir a Dios paciencia porque pensamos oh Dios que vendra luego para tener mas paciencia..pero bien quiero ser moldeada...y estoy aprendiendo cada día de las circunstancias y me someto más a Dios..